Actualidad

La última hora en primer plano

Fuente: Puro Marketing

La amenaza para las marcas y las empresas crece: los contenidos son tan sofisticados que parece imposible separar verdad de mentira.
Cuando las fake news se asentaron en la agenda colectiva, lo hicieron sobre todo vinculadas a temas políticos, o al menos eso era lo que parecía. Los jóvenes de Macedonia que habían creado una red de medios falsos para compartir información que simplemente lograse el clic fácil y viralizarse así (y lograr dinero por impresiones de publicidad) no compartían noticias en general sobre marcas, sino sobre temas políticos y en especial Donald Trump. Era lo que les permitía lograr grandes datos de tráfico.

Pero aunque las noticias falsas y su impacto estuviesen marcando la agenda política, su lastre no llegaba solo a este entorno y se convertía ya en una preocupación principal para las empresas y para las marcas. De hecho, ya centradas en temas políticos, las fake news eran un problema porque estaban haciendo que su publicidad se fuese a espacios y entornos en los que las marcas no querían que estuviese.

Continúa leyendo en Puro Marketing

Compartir en redes Sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter